Hay muchos atractivos, tanto para los empleadores como para los empleados, en tener un programa de trabajo desde casa. Para muchos, el beneficio proviene de un mejor equilibrio entre trabajo y vida, pero otras ventajas incluyen el aumento de la productividad y la motivación de los empleados, así como los llamados beneficios "verdes y ambientales".

Si tienes empleados que trabajan desde casa, aunque sea sólo un día a la semana, es imperativo que tengas directrices claras en tu política de home office. No prestar atención a los detalles puede traer serias implicaciones, particularmente si tus empleados no son monitoreados apropiadamente o la seguridad de su hogar no está a la altura de las normas. Algunas de las cosas que hay que considerar te las describimos a continuación.

1. ¿Quién va a trabajar desde casa?

Cada empleado es diferente y debe ser capaz de reconocer cuál de sus trabajadores será productivo trabajando desde casa. Las personas que necesitan una rutina estricta para producir resultados pueden no ser las más adecuadas para esta modalidad.

2. Requisitos de equipo

Dependiendo de la naturaleza de tu negocio puede que tengas que proveer a tus empleados con tecnología extra para su casa. Por ejemplo, ¿les va a pedir que usen su propio ordenador o les suministrará un portátil?

3. Salud y seguridad

Los empleadores tienen diferentes niveles de responsabilidad con respecto a los empleados que trabajan desde el hogar; es posible que tengas que incluir en tu política directrices para la seguridad y la salud desde la casa, esto implicaría poder acceder a ellas para revisar que estas se cumplan. 

4. Seguridad de la empresa

La información y documentación de tu organización estará afuera de tus oficinas.  No es sólo en el empleado en quien debes pensar, ¿qué pasa con las otras personas que entran en su casa? ¿Cómo se recuperarían los documentos e información delicada si la relación de trabajo termina?

5. Control del rendimiento

Muchas organizaciones utilizan un software que hace un seguimiento de la información que aportan los empleados, pero si no es adecuado para tu línea de trabajo, ¿cómo te asegurarás de que tus empleados trabajen a niveles óptimos?

6. ¿Cuáles son las motivaciones de tus empleados?

Deberías dejar claro en tus políticas si esperas que los empleados tomen su día de trabajo en casa como si estuvieran en la oficina. Por ejemplo, no deben pensar en trabajar desde casa como una alternativa para no ver sus colegas o evitar algunos puntos de contacto. Tienes que investigar que los motiva a realizar un día de home office. 

7. Redacción de tu política

Cuanto más detallada sea tu política, más fácil será resolver cualquier desacuerdo sobre los derechos de un empleado.

La política también debe indicar las horas de trabajo que se esperan de cualquier persona que trabaje desde casa, por lo que es muy importante poder controlar el rendimiento. Si necesitas actualizaciones regulares, debes indicar si el empleado tendrá que venir a la oficina y con qué frecuencia.

Recuerda, esta información es sólo una guía. Para saber lo que es apropiado para tu negocio, por favor ponte en contacto con tu propio departamento de RRHH, legal y con asesores externos.

Disponible en Google Play Consíguelo en el App Store