Estás aquí

¿Cuáles son las principales responsabilidades de un CEO?

Chief Executive Officer, más conocido como CEO, es un término generalmente utilizado en las grandes multinacionales anglosajonas y que, durante los últimos años, se ha instaurado con fuerza en nuestro país. Éste es sólo un ejemplo de muchos, en el que observamos cómo el inglés ha revolucionado la tradicional jerarquía empresarial, transformando puestos anteriormente conocidos como el del Director ejecutivo.

CEO hace referencia a la persona con la más alta responsabilidad dentro de una empresa. Su visión global acerca de la compañía le permite definir con gran exactitud y precisión la visión, el propósito y la misión de la organización, premisas fundamentales que orientan la actividad diaria de cada empresa. El CEO destaca por su visión estratégica, que le permite tomar decisiones a corto, pero sobre todo a medio y largo plazo, tales como: futuras inversiones, posibles compras de otras empresas, diversificación de productos, así como todas aquellas cuestiones internas que hace referencia a la organización (cultura organizativa, creación de nuevos procesos y políticas o la organización interna).

Sus principales responsabilidades podrían resumirse en: mantener las relaciones con los inversores y accionistas, identificar y fijar las prioridades según el periodo; y definir las estrategias globales de la compañía en áreas como IT, HR o Business (alinea todas las áreas que dan soporte al business).

Sin embargo, puede confundirse con la figura del Presidente y el Director General. El primero suele recaer en el Fundador de una organización o en alguna persona que ha tenido una gran relevancia dentro de la misma y que continúa vinculada a la empresa. Suele ser una figura muy institucional que funciona además como portavoz de la misma, que da el visto bueno a los cambios propuestos y con un fuerte networking, que actúa como consejero y suele estar en contacto también con inversores y accionistas. Por su parte, el Director General ejerce un rol más operativo, está más en el terreno y el día de a día de cómo llevar a término la estrategia definida por el CEO. Es un perfil que suele tener un foco más nacional en un país concreto, en el que desarrolla las políticas fijadas por el Grupo, adaptándolas a la realidad de su mercado. Es una persona con un conocimiento muy amplio de todas las áreas (Comercial, Finanzas, HR, Producción, Logística, IT, etc) y con una clara orientación a los resultados.

Encontramos grandes personalidades que han llevado su manera de liderar al éxito, y tanto la revista Forbes como Harvard Business Review destacan las cualidades de Pablo Isla, CEO de Inditex, encabezando así el ranking de los diez mejores CEOs de 2017.  

Para la elaboración este ranking, se tienen en cuenta la rentabilidad económica y el desempeño de la empresa en factores ambientales, sociales y de gobernanza, conocido por sus siglas en inglés “ESG”. Éstos factores están cobrando cada vez más importancia y son el motivo por el cual las agencias de calificación ESG elogian la transparencia de Inditex en la gestión, seguimiento y auditoría de su cadena de suministro. Impulsan un programa de reciclaje de recogida de ropa a domicilio, y al mismo tiempo, todos los productos de la marca Join Life de Zara se producen con fibras recicladas prestando una especial atención al consumo de agua y otros recursos.

Desde 2005, Pablo Isla lidera la expansión global del grupo, inaugurando de media, una tienda al día. Se ha convertido en la empresa más valiosa de España, llegando a multiplicar por siete su valor de mercado. A pesar de lo positivos que son estos datos, la humildad es la guía principal de su estilo de gestión e invierte gran parte de su tiempo en viajar y visitar todas las tiendas físicas.

Frente a él, encontramos a Jeff Bezos, CEO de Amazon, quien trabaja por aumentar las calificaciones ESG a través de la división Web Services generando energía solar y eólica; tiene el mejor éxito financiero desde 2014. Su filosofía empresarial: atreverse, probar, lanzar rápido y expandir; su sed de innovación y la orientación al cliente han convertido su tipo de gestión en uno de los principales modelos a seguir.

Es inevitable no medir la capacidad de un CEO por los resultados que ha obtenido a lo largo de su carrera y prueba de ello es Jack Welch, quien llevó el conglomerado empresarial General Electric a la cima. Su legado no pasó desapercibido y fue elegido el mejor ejecutivo del siglo XX por la revista Fortune. Hubo dos grandes razones por las que salió ganador: la primera, por los buenos resultados que generó durante más de 20 años; y la segunda, hace referencia a la cultura de liderazgo que implantó en la empresa y que ha traspasado fronteras, convirtiéndose en caso de estudio en las principales escuelas de negocio. Sus cuatro pilares son transparencia, sinceridad, productividad y meritocracia.

Tres CEOs y tres maneras de construir estrategias enfocadas al éxito, de entender la empresa de manera diferente, y de establecer nuevas líneas de actuación que luego ejecutarán sus Direcciones Generales. Por ello, no importa cómo se les denomine, porque desde el principio, siempre fueron grandes líderes.