Para atraer talento hace falta talento

Si logras entender lo que importa y motiva a los empleados, podrás mejorar el funcionamiento de tu empresa. ¿Cómo? Ambas partes deben nivelar expectativas y para esto, lo mejor es entablar un diálogo sincero que refleje las posibilidades reales de cada uno y de los diferentes contextos.

Los procesos de contratación como los conocemos están cambiando. Rasgos de transformación como las nuevas fuerzas de trabajo, nuevas generaciones y el imparable avance tecnológico, han hecho que el dinero como motivación principal para ofertar un puesto de trabajo, quede relegado a un segundo plano. El enfoque en los objetivos, la personalización, la evaluación, el feedback, la flexibilidad laboral y la formación, son actualmente algunos de los elementos más relevantes a la hora de atraer un talento.

Durante el proceso de adquisición de talento, los candidatos potenciales deben ser capaces de proyectarse a sí mismos ante el equipo, la empresa y el puesto. La comunicación debe ser sincera. Además, la evolución del puesto de trabajo y de la propia empresa debería resultar clara para atraer a sus candidatos.  

¿Cómo puedes conseguir entonces que tus empleados te ayuden a contratar a los mejores candidatos disponibles para un puesto determinado? 

“Si los valores de tu empresa están alineados con las acciones que se viven dentro, los empleados serán felices en dicho ambiente laboral. No hay mejor promotor que un empleado motivado. Hablará bien de tu compañía con su network y amigos lo que le dará un gran valor agregado a tu compañía.”, comentó Rémy de Cazalet, Senior Managing Director de PageGroup México.


Idea clave: Cuando los empleadores entienden lo que motiva e importa a sus empleados, pueden valerse de esa información para atraer a los mejores candidatos utilizando su «marca de empleador».


Empleados embajadores

Si puedes convertir a tus mejores empleados en embajadores de tu marca, podrás contribuir a una revisión de primera mano, abierta y transparente de tu empresa en comparación con otras. Según estudios recientes, el 36% de las empresas utiliza este método para atraer a directivos, que les ayuda a encontrar los mejores perfiles de forma más rápida.  

Rémy de Cazalet resalta, “No temas involucrar a tus empleados en los planes de contratación estratégicos. Ten por seguro que podrán referir talento de gran valor a tu empresa.”

Conseguir que tus empleados te ayuden a encontrar candidatos supone potenciar al máximo tu «marca de empleador». Tus empleados actuales se convierten en embajadores de la empresa y de la marca, y mantienen un diálogo sincero, de persona a persona. A ti, como director de contratación, te permite acceder a listas de candidatos más amplias y equilibradas, ya que las recomendaciones suelen ser personales, con la opinión de tus empleados actuales sobre qué tipo de personalidad encajará perfectamente.  

Este feedback ayuda a avanzar a los equipos, pues les da seguridad sobre cualquier problema que tenga el equipo y sobre lo que funciona bien y podría servir de ayuda a otros equipos. Para defender mejor a tu empresa, los empleados deben sentirse realizados en el trabajo. Mediante el feedback, el responsable puede anticiparse a los problemas, en caso de que se produzcan, o mantener las políticas que contribuyen a reforzar la participación activa de los empleados.  

Por ello, cada vez más empresas utilizan el feedback de sus empleados para entender mejor la satisfacción y la participación activa, así como su nivel de compromiso. El feedback suele obtenerse mediante cuestionarios anuales o trimestrales, que permiten a la empresa medir el grado de satisfacción de sus empleados y ayudan a los directivos a motivar a los equipos.  


Idea clave: Al convertir a los empleados en embajadores del empleador puede generarse un diálogo sincero durante el proceso de contratación que permita al candidato entender al equipo.    


El aprendizaje de las competencias es fundamental 

Dotar a los jóvenes de más competencias antes de concluir su formación les ayudará a tener éxito en el mundo actual. Enseñarles habilidades interpersonales «blandas» y ofrecerles una formación adecuada a las necesidades de la economía es fundamental para que las empresas puedan seguir siendo competitivas en un mercado exigente. Los centros de evaluación ayudan a las empresas a entender mejor las habilidades interpersonales, la motivación y la personalidad de los candidatos potenciales.  

Dependiendo del nivel profesional del candidato evaluado, se evalúa su creatividad, liderazgo y capacidad de adaptación, revelando competencias que no pueden detectarse con solo analizar la experiencia o las habilidades técnicas «duras».  

Estas evaluaciones son muy útiles para diferenciar entre tres perfiles: licenciados con poca experiencia, personas que han realizado trabajos repetitivos mal remunerados y candidatos con experiencia profesional en un puesto o sector diferentes. Los candidatos pertenecientes a estos grupos deben ser evaluados de forma diferente, ya que su experiencia laboral es reducida o su historial genera algún prejuicio teniendo en cuenta sus competencias.  

Su evaluación mediante juegos de roles, escenarios y trabajo en equipo ayuda a detectar personas con competencias transferibles y capacidades cognitivas que pueden pasarse por alto mirando a su currículo estático actual.  


Idea clave: Evaluar las competencias de los candidatos mediante juegos de roles, escenarios y trabajo en equipo revela aspectos desconocidos de los perfiles de habilidades interpersonales, especialmente con recién licenciados, trabajadores mal remunerados y empleados con experiencia de otros sectores.


La inclusión de las habilidades interpersonales en el proceso de contratación 

Los empleados deben ser comprendidos y respetados como personas. Ya no pueden ser tratados como una masa uniforme. Para contratar a los empleados adecuados para tu empresa debe personalizarse la gestión de los recursos humanos, empezando por la descripción del puesto de trabajo, pasando por el anuncio, el proceso, hasta el periodo de integración y después.  

La necesidad de evaluar competencias distintas a las técnicas es evidente. Aumenta el espectro de candidatos, ayuda a las empresas a encontrar los mejores perfiles disponibles, personas con habilidades interpersonales cognitivas que evolucionarán con el puesto o cualquier puesto futuro.  

Para contratar de cara al futuro, los directores de contratación y expertos en selección de personal deben colaborar centrándose en dos aspectos principales: encontrar las personalidades adecuadas que combinen inteligencia emocional y habilidades cognitivas, así como trabajar juntos para cambiar las perspectivas sobre lo que debe tener el mejor candidato.  


Idea clave: Tanto los candidatos como los empleados deben ser tratados con respeto como personas mientras dure la relación, desde el proceso de contratación hasta el periodo de integración y más allá.


Volver a Future of Hiring

Disponible en Google Play Consíguelo en el App Store